Tengo más suerte que un perro con dos pollas.

domingo, 29 de marzo de 2009

Hay que ser un cabrón

Prologo:

He estado ocupado. Ocupado con esto del ateísmo ácido, viendo cochinadas por Internet, leyendo, sudando y tratando de convertirme en un Linterna Roja por medio del reino de los sueños de las diez de la mañana.

Red Lantern.
No hay nada más detestable que
el maldito sol te despierte a las 9:20 de la madrugada.

Odio al catire celestial. Cada vez que salgo, ahí está el bastardo, con su maldita cara resplandeciente, vibrante, y su sonrisa que dice "¡despierta dormilón, es un día nuevo lleno de oportunidades!". Deseo destruirlo con tantas ganas... No puedo salir sin arrugar la cara hasta el punto de parecerme al ano de un caballo. ¿sabes que es lo peor de todo? Que ya es lunes, odio los lunes. odio todos los días de la semana.

Entrada verdadera:

Bueno, hablando ya de cosas más importantes. ¿has notado como muchos venezolanos pertenecen a una tanda de masoquistas sin voluntad propia? Lo cual es irónico, por no decir que es técnicamente incorrecto, pues se necesita fuerza de voluntad y ganas de ser un gran güevón, para levantarse de la cama a diario y pedirle correazos, insultos y humillaciones a la vida; a ésta gran puta vida.
Y es que en todo y a cada momento, podemos ver como hay gente que no solo se deja pisotear, si no que también parecen disfrutarlo. O por lo menos no hacen algo que cuente como defenderse. Un caso típico y me perdonan por mencionarlo, es el de la oposición Venezolana: Cuerda de güevones eunucos y cobardes. Incapaces de levantar del piso la poca dignidad que les queda, y decir: "¡Sí somos fascistas carajo!, y te vamos a sacar de esta mierda así tengamos que violentarte la virginidad anal a ti y la Simiopatrulla de esbirros cabezas de machete.

La cosa no se trata de llevar el conflicto político y de ideas al contexto de la lucha armada, ni mucho menos. No hay que llenar las calles de sangre -por tentador que sea- pues hay dos cosas a tomar en cuenta: A.- No tenemos recursos para iniciar una confrontación en las calles; y B.-No podemos dividir al país aún más mediante el abismo de la violencia entre dos sectores de la población.
La cosa -vuelvo y repito- no es mediante matarnos los unos a los otros. Si de verdad queremos sacudirle las bases al Comandante Hugo Rafael Papafrita y a sus Acólitos infernales, hay que ponerse las botas y cagarse en donde más pueda apestar. Lo que hay que hacer es algo grande y llamativo, que llame la atención del mundo civilizado y le diga al Gobierno que no vamos a tolerar más mierda inmunda. Algo como declarar desobediencia civil o de un nivel de severidad tal, que simplemente no queden dudas de que somos armas tomar y que esta güevonada del "socialismo" no se las vamos a dejar tan fácil.

Si hay algo de lo que estoy seguro en esta vida. Es que el Gobierno Bolivariano es corrupto hasta la medula. No hay un solo organismo viviente en la Tierra capaz de demostrar lo contrario. Como yo soy algo extremista en ciertas cosas, Encuentro un placer absoluto en combatir el sistema en cualquier frente posible. Si bien hasta ahora solo he podido pintarles un buen dedo medio gracias a este blog. Siento -y en esto no me equivoco tampoco- que no solo no estoy haciendo todo lo que puedo, si no que también, lo que hago no es nada impresionante o que sirva para mucho. No es la gran vaina, pues.
¿Pero que hacer? Pues Obviamente no cuento con los recursos para iniciar una HIPOTÉTICA(guiño) cruzada terrorista romántica y sangrienta como sé que muchos ya lo han deseado. Sin embargo, soy de los que creen que la pluma es más peligrosa que la espada. Y cuando esa pluma es un teclado con acceso a internet, se convierte en toda una división de artillería móvil dispuesta con municiones de kryptonita y embutidos con anthrax.

Estoy hablando -HIPOTÉTICAMENTE (guiño)-, mi más estimado lector, de nada más y nada menos que de HIPOTÉTICAMENTE (guiño, guiño) iniciar una campaña de muy humilde Terrorismo periodístico. La explotación descarada y grosera de los medios de comunicación, para el solo propósito de sacarle la piedra a Hugo Chávez. Algo tan grotesco, inmoral y adverso a cualquier escuela de la ética, que gente como Nietzsche o Crowley se cagaría en los pantalones de tan solo leer. Esto es un planteamiento en donde escribir un artículo sobre lo que vemos, sea más que simplemente plasmar hechos y opiniones. Un artículo sobre la condición de las calles en nuestro país sería una composición llena del más fuerte y honesto abuso del Castellano, en donde las metáforas entre las calles y la situación de Venezuela, se mezclan con las ideas más censuradas y la realidad más cruda, perdiendo toda la imparcialidad del periodismo normal y ganando una super-objetividad. La linea entre ensayo y un gran -perdonen el anglicismo- "FUCK YOU!" se borren para dar paso a una verdadera guerra mediática en contra de la expansión de estas doctrinas pestilentes y el nefasto gobierno que tanta porquería nos ha dado.

¿Puedo realmente hacer lo anterior? ¿puedo lograr ese nivel de impacto que deseo? Quién me conoce sabe que soy muy realista y que me veo obligado a responder con una negativa. No está entre mis creencias el poder hacer un cambio o mover masas bajo un estadarte, pero la idea está ahí, solo faltan unos cabrones cuatriboliados con tiempo de sobra para hacerla realidad, aunque por mi parte, no descarto la idea de escribir uno que otro artículo despiadado y cabrón.

5 comentarios:

Mauricio dijo...

Exacto. Si el gobierno dice que los medios y la oposición son fascistas e imparciales, ¿por qué no comenzar a serlo?. Que coherencia tan genial.

Un día... un día... let's be golpistas. Quizás el G2 Cubano nos lea y cambien de opinión =D.

Mauricio dijo...

(o nos maten y ya... esa es la otra alternativa)

Daemonicus Imprimatur dijo...

Ya se lo dijo el Rey de España: "¿Porqué no te callas?", pero, al parecer, eso es más difícil que convertir a George W. Bush al Islam.

La indiferencia que provocan en mí los politicastros es infinita. Qué poco hemos cambiado en tantos siglos, a pesar de la democracia de pastel que nos toca sufrir!!!

Mauricio dijo...

Releyendo tu post. Creo que estás equivocado. Desobediencia civil es lo que se supone hemos hecho todos estos años. ¿que se logra al radicalizar los medios de comunicación?, nada, simplemente una excusa valida para que los cierren.

Voy a escribir. Creo que lo que se debe hacer es exactamente lo que tu dices que no se haga: dividir al país en un abismo de violencia.

Cörso dijo...

Esa es una muy buena opción, pero me voy al carajo y no regreso más.