Tengo más suerte que un perro con dos pollas.

sábado, 18 de julio de 2009

Ser algo

Desde que el mono es hombre, vive de apariencias más que de aptitudes reales. Así yo retrato en una frase para la historia, lo que significa el deseo de pertenecer.

Formar parte de algo es sencillamente un placer inherente en todos nosotros. Si hablas con alguien que le gusta la misma música que a ti o le va al equipo deportivo de tu preferencia, entonces empieza la afinidad, la identificación con un grupo. Todos de una manera u otra, sin importar cuan petulantes, misantrópicos, indies o no-conformistas consideremos que son nuestros culos; TODOS deseamos sentirnos parte de un grupo de similares. Queremos compartir nuestras opiniones con alguien que mueva su cabeza en aprobación y con una sonrisa dibujada nos diga que piensa igual.

Es emocionante para mi estar conversando con un grupo de personas sobre el panorama político de Latinoamérica, y escuchar una opinión que parece arrancada de mis labios justo antes de poder articularla. De la boca de quien menos esperaba, una idea es traída a la vida mediante una hilera de palabras coherentes. Es una victoria ajena, pero es casi tan gloriosa como dejar en silencio a alguien con quien debates tras azotar las bases de su ideología con el argumento más simple. Es algo orgásmico-eyaculatorio, de verdad.

Es importante pertenecer, identificarse aún sin saberlo ¿whY? Somos animales sociales, es una necesidad imperativa el contacto con otros de nuestra especie. Si no somos aceptados en lo mas mínimo por quienes nos rodean, entonces estamos aislados tras nuestro propio muro de concreto.

Pero hay algo más... existen quienes se asocian a un grupo aún sin saber realmente si dicho grupo representa sus creencias o necesidades. Hay quienes dan lugar a los fundamentos de su pensamiento por pura idiotez (Ser un Capullo, un gilipollas...tonto de culo, como dicen en España.). creen por creer, hablan por hablar y pertenecen por pertenecer. Son muy estúpidos para tener criterio propio y necesitan a alguien que les lleve de la mano por el resto de sus vida.

¿Alguna vez has querido culpar a alguien del pésimo gobierno de tu país? Seguramente le puedes echar el camión de hedionda culpa a esta gente, porque son masa y la masa no tiene medula espinal.

Están quienes practican la religión de sus padres porque fueron criados para hacerlo, sin preguntarse el porqué. Están también quienes siguen modas por el solo echo de que todos esperan que lo hagan, sin realmente prestarle importancia si dicha moda realmente satisface sus deseos o les representa en lo absoluto.

Y claro, están los peores de todos. Los que siguen lineamientos políticos porque no pueden ver detrás de la propaganda y preguntarse a si mismos si realmente les conviene.

Hay gente que se identifíca con el proceso revolucionario socialista porque son pobres, pero no tienen ni la mas mínima idea de que carajos es el socialismo, cuales son sus bases, quienes son sus figuras más resaltantes y lo que es peor; no saben el daño que ha causado. Uno debe estar conciente de que es lo que apoya, que es lo que cree y con quienes se juta. Si bien El capitalismo (y sus derivados) es de culpar por la mitad de los males que aquejan a nuestro planeta, también hay que reconocer que de las opciones que tenemos a la mano es tan solo la forma más natural de manejar una sociedad; a pesar que la propaganda de la izquierda radical quiera descalificar dicha afirmación, la competencia y la supervivencia del más apto son (por frío que esto sea) las características más importantes de la vida en la tierra y la evolución de la misma.

Tres conceptos, La ignorancia, la estupidez y la ingenuidad. Todos sufrimos un poquito de esa trinidad maldita con cualidades de pandemia (especialmente la ignorancia, nadie está exento de ella) La pregunta que queda es ¿Hay alguien capaz de detener a esta Trifuerza en su juggernáutica carrera por destruirnos? Ciertamente existe la ciencia, el sentido común, el respeto, las ganas de mejorar y un sin fin de características que combaten a nuestros propios defectos, pero la lucha apenas comienza, al igual que este siglo, cuya primera década ya ha dejado ver lo despiadado del gen destructor humano una vez más, manteniéndonos alerta ante nuestro lado más salvaje.

1 comentario:

TDI dijo...

Tienes razón en aquello de que los humanos somos seres sociales. Quiero añadir, que la pertenencia a un grupo va más allá. Es miedo al rechazo, a equivocarse. Hay una falacia que se repite muchas veces y es el "porque lo sabe/dice/hace todo el mundo". Con esto quiero decir que vamos al grupo con el que tenemos más afinidad (o al más grande) porque así nos sentimos con más fuerza. Si digo algo, no lo pienso solo yo, sino todos los que pertenecen a mi grupo porque piensan igual.

El problema viene cuando una persona no es capaz de ser independiente. Como iba diciendo antes, todo viene por el miedo a equivocarse y a ser rechazado. A que se mofen de nosotros por equivocarnos o ser distintos. Tenemos la idea de que debemos ser perfectos, no podemos tener ningún fallo. Y no quiero decir solo que todo el mundo comete errores, sino que debemos aprender a vivir con ellos. Y en su medida, contrarrestarlos. En resumen, en vez de resaltar tus fallos, saca a relucir tus virtudes.

Como verás, esto lo estoy diciendo en general. No me estoy centrando en los que se unen a un determinado grupo político (o equipo, lo llamaría yo, por similitudes en el comportamiento de sus participantes con los seguidores de equipos de fútbol).

Con lo de "Pero hay algo más... existen quienes se asocian a un grupo aún sin saber realmente si dicho grupo representa sus creencias o necesidades.", quiero decir que esto es así en todo. Grupos de amigos, parejas, partidos políticos...No están contentos consigo mismo, necesitan aceptación, de cualquiera. A veces viene por otros problemas que tampoco voy a hablar porque no voy a acabar el comentario xD