Tengo más suerte que un perro con dos pollas.

miércoles, 5 de agosto de 2009

No estoy vivo, estaba muerto...

No tengo Internet, estoy en la edad del oscurantismo. Estoy haciendo todo lo posible para reconectarme con el mundo de la información.


El otro día agarré al gatito de la vecina y le corté el cuello con una navaja suiza, con la sangre elaboré un pentagrama y luego prendí velas negras que le compré a unos Paleros en el centro de Maracay. Me desnudé y despues de despellejar al gato lo usé como "tocado ceremonial". Bailé desnudo al rededor del Pentagrama y traté de invocar a varios demonios y espíritus que pudieran proveerme con una conexión pirata y mágica a Internet;pero creo que no funciono. La cagué, pues mi casa se llenó de moscas por varios días. Tal vez invoqué a Beelzebub (también conocido como el señor de las moscas)

Pensaba que la fuente de la oscura inspiración arcana, que me permitiría escribir como Alan Moore en drogas, se encontraba en el patio de la casa de al lado. Desafortunadamente, lo único que conseguí fue un antiguo poso séptico...

Conocí a un santero y me burlé de sus creencias. Pero al día siguiente me desperté con un dolor de bolas inhumano, y un montón de buitres estaban estacionados afuera de mi casa.


Le disparé a un hombre en Reno para verlo morir.