Tengo más suerte que un perro con dos pollas.

sábado, 14 de noviembre de 2009

Despersonalización

Te desplazas en un mar interminable, miras por dos grandes ventanales a un universo orquestado pero carente de sentido. Es como encender el piloto automático, uno se aleja poco a poco del mundo real. Es una experiencia absolutamente aterradora, el corazón late disparejo y con fuerza, una sensación de frío invade el cuerpo mientras las manos tiemblan y la cabeza está a punto de despegarse del cuerpo y salir flotando. Te miras al espejo y apenas reconoces a la persona que te mira de regreso. el mundo transcurre como si nada y la ansiedad trepa desde la base de la espina y se hace presente en todo el cuerpo.

Siento que estoy atrapado en mi propio cuerpo, quiero escapar por la boca en una orgía de bilis y sangre. De pronto, la Música de Pink floyd cobra vida y significado como nunca antes. Jamás me sentí tan atrapado como ahora, jamas me sentí tan alienado.

Grito en mi cabeza, golpeo el ventanal, demando el retorno de mi personalidad.

3 comentarios:

Mauriel dijo...

Encantador.

Daemonicus Imprimatur dijo...

Impresionante compañero, un mundo interior espeluznante.

Anónimo dijo...

Es exactamente lo que me pasa a mi desde hace 2 meses, lo veo todo como un sueño y nadie me hace caso, he ido a varios medicos pero ninguno me cree, que es lo que debo hacer?