Tengo más suerte que un perro con dos pollas.

domingo, 29 de mayo de 2011

Cuando era más joven, solía tener una pesadilla relativamente recurrente, en la que me encontraba perdido en un enorme estacionamiento subterráneo completamente vacío; corría de un lado a otro escapando de una amenaza etérea y malévola.

A veces me perseguían monstruos de Películas. En muchas oportunidades me perseguía una sombra. Creo que es bastante metafórico en cuanto a como llevo mi vida.

El mundo es un lugar algo tenebroso, puede ser abrumador y lastimarte; pero sería un imbécil al decir que eso es lo único que resalta de este lugar.

Vivimos rodeados de maldad, pero la belleza en el mundo es como una perla entre el lodo; entre la mugre solo puede resaltar aún más.

Lo que mencionaba sobre la pesadilla y de como es una metáfora sobre la manera en la que vivo, se refiere al hecho de que siempre me siento como si estuviera perdido entre paredes y columnas, siento como si siempre estuviera corriendo y evadiendo algo; a veces escapando de una amenaza o de algo simplemente cotidiano.

¿Qué tienes que ver tú con todo esto?

Tú eres como una pieza faltante, una antorcha y un escudo. No siento miedo de nada cuando miro tus grandes ojos destellando como dos lunas distantes. Creo que todo hombre debe sentirse así por lo menos una vez en la vida, creo que es importante sentirse importante, creo que todos queremos a alguien que nos haga sentir como Superman; no por tener a alguien a quien proteger, si no a alguien que nos eleve y nos haga sentir invencibles.

Me haces sentir valiente, me apoyas sin una pizca de reproche, por eso te admiro, por eso me hace feliz tu sonrisa, porque tu felicidad es lo que me sostiene.

Cuando te veo sonreír, veo que toda lucha -pequeña o grande- vale la pena. Mi deseo es poder retribuirte eso.

Se lo mucho que significan para ti mis letras, por eso espero que al leer esto comprendas un poquito más lo mucho que significas tú para mi.

No hay comentarios: